Cómo hacer un muñeco de nieve sin nieve

¿Es posible hacer un muñeco de nieve sin utilizar nieve? ¡Sí, lo es! He aquí un pequeño milagro de convertir lo ordinario en extraordinario, una idea creativa que muestra cómo hacer un muñeco de nieve con un poco de imaginación. Con el frío y la navidad acercándose es momento de ponerse a preparar una decoración navideña que le de un toque mágico y divertido a nuestra casa.

Cómo hacer un muñeco de nieve

¿Qué necesitas?

  • Cola blanca (alrededor de 150 ml)
  • Hilo de algodón de color blanco
  • Globos
  • Una aguja de coser
materiales-muneco-nieve

Cómo hacer un muñeco de nieve decorativo

1 – Inflar 5 globos con tamaños distintos, dos grandes para la base y el cuerpo, uno mediano para la cabeza, y dos de igual tamaño para los brazos.

globos-muneco-nieve

2 – Agujerear y atravesar el tubo de cola con la aguja e hilar el hilo a la aguja, de esta manera tendremos hilo impregnado de cola, como ves en la imagen. Una vez pasado el hilo por el tubo podemos retirar la aguja para no pinchar el globo en el siguiente paso.

3 – Empezar a envolver el globo con el hilo impregnado de cola hasta que tenerlo prácticamente cubierto sin dejar grandes huecos.

hacer-muneco-nieve-diy

Así debería quedarte el globo recubierto de hilo con cola.

hacer-muneco-de-nieve

4 – Una vez tengamos los cinco globos que forman nuestro muñeco listos, los dejamos secar en algún lugar cálido durante unas horas.
Cuando veamos que el hilo sobre los globos está totalmente seco y sólido, cogemos una aguja y perforamos el globo. Esta es la parte que más gusta a los peques.

manualidades-muneco-de-nieve

5 – Unimos los globos de la base, el cuerpo y la cabeza con la cola de pegamento. Para que sea más fácil de unir, empujamos hacia dentro suavemente la parte del globo que pegaremos con cola, como ves en la imagen de la parte derecha.

cuerpo-muneco-de-nieve

 6 – Añadimos los globos que forman las manos del muñeco en los laterales del cuerpo.

muneco-de-nieve-manualdiad

7 – Por último, pegamos los ojos, la nariz y la boca con pegamento. Puedes recortar tela para realizar los ojos y la boca.

decoracion-navidad-muneco-de-nieve

Visto en liveinternet.

Y ahora ya puedes decorar tu muñeco como quieras. Puedes pegarle botones, atarle una bufanda alrededor del cuello, usar una gorra o un sombrero. Y también hacer una escoba palos para tu muñeco.

Un DIY muy creativo para compartir con los peques de la casa y pasar un buen rato en familia.

10 razones para saber si estás obsesionado con Instagram

En la nueva era tecnológica en la que todos estamos metidos en los últimos años parece que a muchos ya se les queda atrás eso de comunicarse a través de redes sociales como Facebook o Twitter, cuando Instagram se ha convertido en una de las que más se utilizan no sólo para subir fotos, sino que además muchos lo utilizan como vía de comunicación e incluso de información (para saber las últimas novedades de su artista favorito o para ver que es lo último que han hecho sus contactos).

instagram

¿Eres de las personas que siempre está conectada a Instagram? Puede que te hayas convertido en un adict@ sin saberlo y por ello en Inspirastic queremos ayudarte a que lo descubras. De este modo te damos diez razones o motivos claros para identificar a un verdadero “Instadicto”.

Comprueba si eres un adicto a Instagram

  1. Tu estado de adicción por Instagram es tan obsesionado que tras publicar una foto sientes la innegable necesidad de comprobar tu teléfono cada dos segundos para ver cuantos “me gusta” tienes.
  2. Cuando subes una foto “selfie” le aplicas todos los filtros que puedas, y no dudas en malgastar 15 minutos de tu vida en buscar el filtro que es más favorecedor para tu imagen.
  3. Cuando subiendo la foto tienes un error y no se sube entras en estado de nerviosismo. Es más si lo intentas por segunda vez y te da error DE NUEVO , comienzas a notar sudores fríos y te conviertes en una persona histérica.
  4. La razón por la que tiraste tu Blackberry a la basura fue la de poder tener un smartphone en el que sí pudieras instalar la aplicación Instagram.
  5. Si la foto no llega a los dos dígitos de “me gusta”, sientes que  la vida te ha fallado y eliminas la foto inmediatamente.
  6. Te has convertido en todo un crítico y entendido de las opciones de filtros. De hecho das consejos a tus amigos sobre ello, y no dudas en comentar en sus fotografías que se han equivocado en la elección de su filtro.
  7. Te obsesiona no sólo cuantos “me gusta” tendrá la foto sino también quién te sigue y quién no. Es más te sientes una victima y que te han atacado personalmente si alguien te hace un “unfollow”.
  8. En Instagram eres incapaz de seguir a más gente de la que te sigue. Siempre quieres tener más seguidores pero sin tener que seguirles tú a ellos .Vamos que quieres sentir lo mismo que sienten los famosos.
  9. Notas que tu vida es aburrida si no compartes a cada momento en Instagram, todo lo que haces, lo que comes, o lo que ves. Es más si ha pasado más de un día sin hacer una foto eres capaz de buscar el objeto más absurdo que tienes en casa para poder hacerle una foto y subirla a la aplicación.
  10. Sabes a qué hora y qué momento del día es en el que habrá más tráfico de usuarios de Instagram, de este modo no te preocupa por ejemplo subir una foto un domingo por la mañana por que sabes que nadie la va a ver hasta dentro de unas horas.

Si en todos estos puntos has pensado que sí que lo haces y que lo sientes de este modo, amigo eres un verdadero obseso de Instagram, ahora no debes alarmarte por que todo tiene solución, intenta no subir fotos durante al menos 24 horas, verás como tu mundo social no se derrumba y te dará tiempo a buscar nuevas inspiraciones que poder fotografiar.